201808.16
Off
0

Planes de previsión para autónomos: confianza en el futuro

5 (100%) 1 vote

Los autónomos son considerados un colectivo caracterizado por la incertidumbre, pero en realidad no tiene por qué ser así. Ellos son los dueños de su trabajo, de su tiempo y también de su futuro, gracias a las distintas posibilidades que la planificación financiera les ofrece. Una de estas herramientas son los planes de previsión asegurada (PPAs), que aúnan el ahorro y la póliza de seguro.

La pensión pública que recibe un autónomo es, según las últimas cifras, sensiblemente menor que la del resto de trabajadores. Esto se debe principalmente a que muchos autónomos deciden cotizar por la base mínima y una aportación baja supone percibir menos ingresos a la hora de la jubilación.

Por eso se cree erróneamente que un autónomo tiene peores condiciones que un trabajador por cuenta ajena, lo que incluso lleva a muchos profesionales a no optar por este régimen de empleo.

En una situación en la que el autónomo haya decidido a cotizar por la base mínima, debe ser consciente de que su jubilación será menor y no llevarse las manos a la cabeza cuando ya sea tarde. Se trata de algo generalizado, ya que, según el informe de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), sólo el 40,6% de los autónomos ha contratado un plan de pensiones más allá de su jubilación pública.

Esto supone una falta de previsión importante, ya que nos podemos encontrar, tras una vida de trabajo y sacrificios, en una etapa que debería caracterizarse por la tranquilidad, sin saber si contaremos con los recursos adecuados para afrontarla.

Los autónomos disponen de múltiples productos de ahorro que, con pequeñas aportaciones, pueden darnos la confianza y seguridad que tanto valoramos en la etapa de la jubilación. Recursos como el mercado bursátil, los fondos de inversión, los planes de pensiones, los depósitos, los activos inmobiliarios, los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), o los planes de previsión asegurada (PPAs) son muy interesantes siempre y cuando tengamos el conocimiento o el asesoramiento adecuado.

Los planes de previsión asegurada (PPAs) son productos especialmente atractivos para los autónomos. Consisten en vehículos de ahorro a largo plazo, similares a los planes de pensiones, a los que se añade una póliza de seguro, por lo que aumenta la tranquilidad y la seguridad en el futuro.

Estos productos, como cualquiera relacionado con la inversión, conlleva distintos niveles de riesgos, por lo que tendremos que ser conscientes de qué es lo que buscamos. Ya que la presencia de riesgos exige el conocimiento del mercado y de sus productos, siempre es recomendable ponernos en manos de profesionales que nos ayuden a planificar nuestro futuro, siempre de manera personalizada y teniendo en cuenta nuestros objetivos y deseos.

Es ideal que estos consultores financieros cuenten con el respaldo de una gran empresa, internacional, sólida y con una larga trayectoria, con la que puedan ofrecer los mejores productos gracias a alianzas con partners de primer orden. Sólo de este este modo, profesionales como los autónomos pueden despreocuparse y confiar en su futuro.