201808.14
Off
0

Gracias papás por pensar en mi futuro

5 (100%) 1 vote

¿Has pensado en los costes que tendrás que afrontar mientras tu hijo dependa económicamente de ti? Merece la pena trazar una planificación para asegurarte de que tu hijo llegue a la etapa adulta sin ningún tipo de preocupaciones.

Todo queremos lo mejor para nuestros hijos. Somos capaces de sacrificarlo todo para darles el bienestar y la tranquilidad que se merecen. ¿Pero realmente nos hemos parado a pensar en los gastos que tendremos que afrontar hasta que nuestro hijo se pueda independizar?

La edad media en la que los hijos se independizan de sus padres está actualmente en los 26 años, aunque esta cifra se retrasa con cada generación. Durante este tiempo llevamos a cabo un sinfín de desembolsos, se estima, según diferentes estudios, que el gasto medio por hijo desde que nace hasta que se independiza es de 185.000 euros.

Algunos de los gastos más importantes son, con precios de 2018, la universidad pública -1.500 euro al año- o universidad privada -15.000 al año-; un máster público -entre 1.500 y 2.000 al año- o máster privado -hasta 20.000-, una boda -entre 15.000 y 25.000, o amueblar una vivienda, alrededor de 15.000 euros.

Existen varias maneras de llevar a cabo estos desembolsos. Una de ellas es sufragarlos con el propio salario, a través de habituales sacrificios. Es una manera poco recomendable de afrontar los gastos ya que carece totalmente de planificación, es arriesgada en caso de urgencias y limita el desahogo y la libertad económica.

Otro modo de abordar estos gastos es a través de los préstamos. Es una manera rápida y sencilla de disponer de capital, aunque conlleva el problema del endeudamiento. Por culpa de una ausencia de planificación nos veremos obligados a llevar a cabo importantes desembolsos en intereses y embarcarnos en un endeudamiento con el que podemos tener problemas para afrontar en caso de imprevistos.

Una adecuada planificación, en especial con un asunto tan importante como el mantenimiento de nuestro hijo, conlleva un recomendable producto de ahorro. Una solución que nos permitirá afrontar los desembolsos e imprevistos de una manera cómoda y sin sobresaltos. Por ejemplo, si invirtiésemos la cómoda cantidad de 50 euros mensuales durante los 26 años que, como hemos señalado, tardan los hijos de media en independizarse, al 4,5% de rentabilidad, podríamos obtener cerca de 25.700 euros para el desembolso que creamos oportuno.

La opción más recomendable, por lo tanto, es una planificación financiera llevada a cabo por consultores profesionales que cuenten con el respaldo de una empresa sólida y con años de experiencia en el sector. Ellos podrán orientarnos y ofrecernos los mejores productos a medida de nuestros objetivos y deseos. Nuestros hijos nos lo agradecerán.