201802.19
0
0

Eduardo Vargas director regional OVB Allfinanz El Tiempo es Ahora

Califica esta publicación

Interesante reflexión de Eduardo Vargas El Tiempo es Ahora. Por si estás en esa fase de dudas y no tienes todavía claro si es o no es el momento de empezar su consejo es olvidarse de prejuicios y empezar cuanto antes  El Ahora es la base de nuestro futuro.

Al principio dije que no.

Tengo que admitirlo amigos, ¿yo firmando un contrato mercantil? ¡Por Dios, no! Eso significaba para mí rebajar mi categoría profesional.

Desconocimiento y toneladas de prejuicios y sobre todo muchísimo miedo al qué dirán. Nada más lejos de la realidad. En el 2009, cuando la crisis arreciaba, dejé mi empleo voluntariamente. En aquel momento lo cierto es que no sabía muy bien lo que quería en mi vida profesional, pero sí estaba seguro de lo que NO quería:

✔ No quería continuar en el mundo corporativo como empleado.

✔No quería continuar en una empresa cuyos valores no compartía.

✔ No quería seguir corriendo detrás de una zanahoria que me quitaban de mis narices cada vez que estaba a  punto de alcanzar.

✔No quería seguir compartiendo mi tiempo con algunos compañeros que basaban su permanencia en la empresa en técnicas de peloteo baratas, en vez de en los méritos propios o en el trabajo constante.

Y por supuesto, lo que peor llevaba era ver cómo puestos a los que postulé para promocionar, se los asignaban “a dedo” a familiares o amigotes de algún consejero o directivo y yo tener que mirar para otro lado.


Simplemente me cansé.

Llevaba 13 años acariciando al mismo perro, pero con distinto collar.

Pero una noche, durante una cena, un amigo que trabajaba como “asociado” freelance para una importante empresa y que por cierto le iba genial, me hizo la gran pregunta:

Edu, eres una persona trabajadora y apasionada, ¿por qué no pruebas a montarte por tu cuenta?

Mi primera reacción, por supuesto, fue oponerme rotundamente argumentándole (ahora que lo pienso) las típicas objeciones sobre lo que yo entendía por ser freelance. Pero él se armó de paciencia y empezó a rebatir mis objeciones de una forma sencilla y muy lógica, me explicó las diferencias e incluso las ventajas a nivel fiscal que conllevaba trabajar con un formato autónomo o incluso más adelante una sociedad limitada.

Desde ese momento y durante los próximos días estuve sopesando esas nuevas opciones para mí y llegué a la conclusión más importante de mi carrera profesional: todos estos años estuve intentando encajar en un formato de “cuenta ajena” y lo único que había logrado fue alejarme de mis verdaderos propósitos, metas e incluso sueños. Por lo que, ¿por qué no?

No quiero que me malinterpretéis, quiero dejar claro que esta es mi historia y estoy seguro de que a muchas personas les va bien en el mundo corporativo, tengo muchos amigos que están contentos con sus empleos. Pero quizás aquellas personas que leáis el artículo y os sintáis identificados, os podáis dar cuenta de que existen otros caminos en el mundo profesional (actualmente con algunas ayudas, por cierto).

Yo finalmente escogí emprender mi propio proyecto y os aseguro que además de aprendizaje continuo, ganar muchísima experiencia y vivir apasionadamente cada día, sin duda os traerá muchas satisfacciones 

#eltiempoesahora

#saldetuzonadecomfort

#piensaengrandeactuagigante