201703.31
Off
0

10 minutos al día pueden cambiar tu vida

Califica esta publicación

Cada persona pierde, de media, 90 minutos diarios en distracciones, casi un 20% de la jornada laboral, según un estudio de Adecco Training que puedes leer pinchando aquí. Pero no solo las distracciones perjudican nuestra productividad. Muchas veces a lo largo de nuestro día a día caemos víctimas de las prisas, de la falta de reflexión y la toma de decisiones inadecuada, que conducen a resultados personales y profesionales no deseados.

Centrarse en una sola tarea de manera que el cerebro le dedique atención plena es uno de los secretos para avanzar en nuestro trabajo, reducir los niveles de estrés y vivir mejor. De eso va el mindfulness.

Muchas universidades de prestigio como Harvard y escuelas de negocio americanas ya incluyen programas donde la atención plena es el protagonista, para reducir los niveles de estrés de las personas, ayudar a concentrarse con más eficacia y mejorar su productividad.

Practicar el mindfulness ayuda a las personas a crear un espacio mental de un segundo entre un evento o estímulo y su respuesta a él. Un segundo puede no parecer mucho tiempo, pero puede ser la diferencia entre tomar una decisión precipitada que conduce al fracaso y llegar a una conclusión reflexiva que conduce a un mayor rendimiento.

A través de la práctica repetida de la atención plena, la actividad cerebral es redirigida desde partes del cerebro antiguas y reaccionarias -incluyendo el sistema límbico-, hasta la parte más reciente y racional del cerebro, la corteza prefrontal.

Se trata de sustituir las respuestas automáticas por otras más conscientes. De esta manera, la práctica del mindfulness incrementa la actividad en la parte del cerebro responsable de lo que se denomina nuestro “funcionamiento ejecutivo”, el centro de control de nuestros pensamientos, palabras y acciones.

5 consejos sencillos para implementar en tu día a día que te cambiarán la vida:

1. Practica 10 minutos de entrenamiento de mindfulness cada día. Muchas personas prefieren hacerlo por la mañana, pero puedes hacerlo a cualquier hora del día. Se trata de cerrar los ojos y realizar ejercicios básicos de respiración. Concentrarse solo en tu respiración, eliminando todo pensamiento. Cada vez hay más app que te guían en el entrenamiento, como El Mindfulness App.

2. Evita leer los emails a primera hora de la mañana. Nuestra mente está, generalmente, más focalizada y es más creativa por la mañana. Este es el momento para dedicarlo al trabajo estratégico. En la medida de lo posible, trata de esperar al menos 30 minutos, o incluso una hora, antes de revisar tu bandeja de entrada.

3. Despídete de la multitarea. Recuerda que puedes hacer cualquier cosa, pero no todo a la vez. Intenta focalizarte en la realización de una sola tarea, y cuando la concluyas, pasa a la siguiente.

4. Para y analiza qué quieres conseguir y determina la estrategia para lograrlo. Ese es el primer paso para no despistarnos de nuestro objetivo. Focaliza la atención en lo que realmente es importante en cada momento de tu día a día y avanza.

5. Respira. Cuando actúes a toda prisa haz una pausa y respira hondo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn