lunes, 26 de mayo de 2014

¿Qué tengo que hacer si me equivoco en la declaración de la renta?

Ha confirmado ya el borrador de la renta o ha presentado la declaración y de repente se ha dado cuenta que no ha declarado unos ingresos que percibió el año pasado, las cuotas al colegio profesional que paga anualmente o que no se ha acogido a alguna reducción o deducción a la que tenía derecho. ¿Qué puede hacer? Tanto si el error le perjudica a usted como si le perjudica a Hacienda tiene posibilidades de subsanarlo sin ningún tipo de penalización.

Así, según Hacienda, para rectificar los errores en la declaración del IRPF, ya sean en una autoliquidación o en el borrador de la renta, varía en función de quien haya salido perjudicado con los mismos. Es decir, si con el fallo o la omisión de datos ha perdido la Hacienda Pública o el contribuyente.

Mejor control corporativo

El Gobierno ha dado una importante vuelta de tuerca al buen gobierno en las empresas a través de una serie de reformas a la Ley de Sociedades de Capital. Buena parte de esos cambios –que el viernes fueron remitidos al Congreso para que sean tramitados como proyecto de ley– afectan a las empresas cotizadas, como los que estrechan el control sobre el salario y las responsabilidades de los ejecutivos.

Entre esas disposiciones destaca la obligación de que los sueldos de los directivos sean “razonables”
y “acorde con la situación económica de la sociedad”, así como con las funciones que desempeñen.

En las sociedades cotizadas será la junta de accionistas –a la que, en general, se otorgan mayores poderes– la única facultada para aprobar las remuneraciones. Todos esos cambios no solo resultan oportunos en el marco del gobierno corporativo, sino especialmente necesarios tras una crisis económica que ha servido para sacar a la luz la diferencia que existe entre las buenas y las malas –o incluso nefastas– prácticas en materia de gestión empresarial.

Desde el Gobierno se reconoce que esta reforma supone un paso desde la autorregulación hacia la obligatoriedad. Se trata de una muy buena noticia. No en vano, la materia es lo suficientemente seria y grave como para exigir ese nivel de control.

Fuente: Cinco Días

jueves, 22 de mayo de 2014

¿Qué es el IVA "de caja"?

El 1 de Enero de 2014 entró en vigor el nuevo régimen fiscal de IVA con criterio de caja, recogido en la Ley de Emprendedores, que permitirá a las empresas y autónomos que se acojan a él, y siempre que facturen menos de 2 millones de euros al año, no tener que adelantar el pago del IVA a Hacienda hasta que se cobren las facturas.

Los autónomos y pymes tuvieron hasta el 31 de Marzo del 2014 para comunicar a Hacienda el cambio a este nuevo regimen fiscal . Se trata de algo totalmente voluntario, pero atención, si el autónomo o la empresa optan por acogerse al nuevo régimen y pasado un tiempo quiere volver al régimen anterior, deberá permanecer en él al menos tres años.

miércoles, 21 de mayo de 2014

¿Qué novedades ha traído 2014 para la cuota de autónomos?



  • Cuota de autónomos 2014: el año nuevo traerá nuevas subidas en las bases de cotización a la Seguridad Social que determinan cuánto hay que pagar por la cuota mensual de autónomos.  Estas subidas se recogen en la Ley de presupuestos generales del Estado para 2014. La base mínima de cotización sube el 2% desde 858,60 a 875,70 euros mensuales, por lo que la cuota mínima, que es la que paga más del 80% de los autónomos, pasa de 256,72 € a 261,83 euros. La base máxima de cotización sube de nuevo bastante más, el 5%, pasando de 3.425,70 a 3.597,00 euros mensuales.
  • Adecuación de la cuota de autónomos con vistas a la jubilación: egún se detalla en el artículo de bases y tipos de cotización, podrán optar libremente entre la base mínima y la máxima los autónomos menores de 47 años y aquellos con 47 años cumplidos el 1 de enero de 2014 que se den de alta por primera vez en 2014 o cuya base de cotización en diciembre de 2013 haya sido igual o superior a 1.888,80 euros al mes. Los trabajadores autónomos con 47 años cumplidos el 1 de enero de 2014 y una base de cotización inferior a 1.888,80 euros mensuales, sólo podrán incrementarla hasta 1.926,60 euros mensuales. En cuanto a los mayores de 48 años a 1 de enero de 2013,  su base de cotización mínima está comprendida entre 944,40 y 1.926,60 euros, salvo excepciones.